La operación bikini sale cara

La operación bikini sale cara

Con el verano llegan las ganas de cuidarse y de mejorar nuestro estado físico o eso es lo que nos venden muchas marcas. Muchas personas inician lo que popularmente conocemos como “operación bikini”. Esta supuesta operación consiste en preparar el cuerpo para el verano pero, ¿te has parado a pensar en las ideas que hay detrás de necesitar preparar tu cuerpo para el verano? Desde luego, no siempre lo hacemos de una forma realista y en muchos casos, la presión social y la inseguridad pueden acabar generando problemas de autoestima o incluso desarrollar un Trastorno de la Conducta Alimentaria (TCA). 

Con la llegada del buen tiempo se comienza a usar prendas de ropa más ligeras, dejando ver más el cuerpo, y los medios de comunicación y muchas marcas comienzan con su mensaje “prepárate para el verano y la operación bikini”. 

En ocasiones, la cantidad de mensajes que bombardean nuestro cerebro con ideas como que es necesario tener un cuerpo ideal para lucir en el verano, un vientre plano, no presentar celulitis ni piel de naranja, unas medidas definidas como idóneas; pueden llegar a condicionarnos y a hacernos sentir presionados y acomplejados. 

Aquí comienza el desencadenante, para comenzar con las “dietas milagros” u otras acciones con la intención de perder peso rápidamente y llegar al verano con cuerpos presuntamente “perfectos”.

Di no a las dietas milagro

Las dietas milagro pueden dañar nuestra salud de forma severa. Se trata de aquellas que proponen resultados rápidos y milagrosos, distorsionando la realidad. En muchos casos las dietas milagro generan el llamado efecto rebote, lo que hace que la persona acabe con un peso superior con respecto al que tenía cuando empezó con la dieta; con la sensación de frustración añadida. 

Esto genera una baja autoestima para la persona y preocupantes riesgos para la salud mental. Las personas que siguen dietas con frecuencia aumentan sus posibilidades de desarrollar un TCA. 

Muchos de los pacientes que tienen TCA comenzaron con estos trastornos a partir de dietas milagro para hacer frente a la “operación bikini”. Estas personas comienzan con la restricción de algunos alimentos y poco a poco la alimentación se vuelve el centro para la toma de todas las decisiones. Finalmente, en ocasiones, llegan a producirse atracones, incitar el vómito o las purgas, poniendo en grave riesgo su salud. 

Aunque la mayoría de pacientes creen que lo tienen controlado, esto se vuelve un problema de salud mental, no consiguen ver la realidad y llegan a sentir ansiedad y depresión, por la presión social que sienten. 

Los principales factores de riesgos que favorecen el desarrollo de los TCA son la baja autoestima, la dificultad del manejo de las emociones, la rigidez de pensamientos, la obsesión por el peso y la imagen corporal o la desorganización alimentaria. Factores que comienzan con actos pequeños para agradar y agradarse y que terminan con un sufrimiento intenso en la persona y su entorno. 

Consejos para afrontar la “operación bikini” sin sobresaltos

Olvídate de las dietas milagros y haz del comer bien un estilo de vida

Como hemos comentado anteriormente, las dietas milagro son peligrosas para la salud y en la mayoría de los casos, no se consigue ningún objetivo, e incluso al revés, podrás acabar con un peso superior al que tenías cuando empezaste la dieta.

A nivel psicológico y emocional, estas dietas afectan de forma negativa al autoconcepto y el autoestima. 

Lo ideal es llevar una alimentación sana y constante durante todo el año, esta ayudará a mantener un estilo de vida saludable y una estabilidad en el peso y en la salud emocional. 

Evita usar la comida como escape emocional

A veces, en situaciones de ansiedad o tristeza recurrimos a hábitos no saludables, no encontramos la motivación en otras cosas. 

Hay que buscar alternativas para enfrentar las situaciones, para evitar los atracones y posibles enfermedades. Las alternativas pueden pasar por realizar actividad física, la lectura u otras actividades de ocio o con amistades, con quienes podamos mantener conversaciones cómodas y de confianza, que nos ayuden a despejar nuestra mente y ordenar nuestras emociones.

Sigue las pautas básicas de nutrición

Nos alimentamos para nutrirnos, para darle gasolina a nuestro cuerpo. Es fundamental contar con los nutrientes necesarios. Seguir unas pautas básicas de nutrición, como hacer las cinco comidas del día, incluir en la dieta alimentos mediterráneos como frutas y verduras, nos ayudará, así como mantener la hidratación  bebiendo suficiente agua.

Si tenemos dudas o dificultades a la hora de alimentarnos o nutrirnos, podemos consultar a un especialista. 

Hacer ejercicio

Comienza a hacer ejercicio de forma gradual, plantéate unos objetivos realistas para no fracasar al poco tiempo. Pide ayuda a un entrenador si lo estimas oportuno, te ayudará de forma personalizada.

Adapta el ejercicio a tu estilo de vida, busca el deporte que más te motiva y no busques adelgazar o engordar de forma inmediata, no resultará sano para tu organismo. 

La importancia del descanso

Dormir es básico para un estilo de vida saludable. Si el cuerpo y la mente no están descansados, será más complicado enfrentarse a una vida sana. 

No te obsesiones con la operación bikini, todos los cuerpos son válidos. Es más importante trabajar en tu autoestima y en tu desarrollo personal que en tu cuerpo, de cara a tu salud mental y a favor de tu felicidad. 

Un cambio radical es poco saludable a nivel emocional, por eso lo ideal es ir adaptando un cambio de hábitos para conseguir una vida más saludable y para sentirse bien con uno mismo. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.