La insatisfacción corporal en los trastornos alimenticios

La insatisfacción corporal en los trastornos alimenticios.

Uno de los aspectos más presentes en los trastornos alimenticios y que expresan las personas que lo sufren es la insatisfacción con su imagen corporal. Sin embargo, si nos paramos a pensar, es difícil encontrar personas que estén completamente a gusto con su imagen corporal, tengan o no un trastorno alimenticio.

La imagen corporal es “la idea o imagen que cada uno tiene de sí mismo y el modo en que cree que los demás le ven”

Los pensamientos y la creencia sobre la imagen corporal que uno tiene de sí mismo pueden llegar a hacer sentir e incluso visualizar en el espejo una imagen corporal que dista de la realidad.

Una realidad irreal que devuelve el espejo y que duele hasta el punto de llevar a hacer conductas tan poco saludables para poder recibir el reflejo que se espera y que nunca llega, nunca es suficiente. Y lo peor, ese reflejo indeseado del espejo determina el cómo se sienten y haciendo sentirse infelices.

Y yo me pregunto, ¿has conseguido aceptar tu cuerpo y tu figura mientras estás haciendo todo este sacrificio, es decir durante el trastorno alimenticio? Contesto por ti, porque creo que acierto, ¡¡¡NO!!! y sin embargo no eres capaz de pararlo y sigues exigiéndote cada vez más y estando cada vez menos conforme y a disgusto con él. Todos los esfuerzos que haces por sentirte a gusto con tu imagen corporal te restan energía y cada vez sientes menos ganas de nada. Es una situación muy difícil, pero que no merece la pena, porque eso no es vivir. Lo que es increíble es como cuando una persona se ha recuperado, o está en estado avanzado de la recuperación se sorprende cuando mira sus fotos del pasado y le parece increíble que no fuera capaz de ver ese reflejo en el espejo cada vez que se chequeaba y se da cuenta de otra de los miles de cosas que los trastornos alimenticios son capaces de hacerle a una persona.

Tú que tienes un trastorno alimenticio o tú que estas a disgusto con tu imagen corporal, es muy importante que sepas que la idea que tienes sobre tu imagen corporal puede crearte confusión sobre las dimensiones de tu cuerpo y que por lo general te hará verlo más grande de lo que realmente es. La insatisfacción con tu cuerpo y la imagen distorsionada que tienes te provoca reacciones negativas hacia tu cuerpo, someterte a comparaciones continuas con otras personas y que siempre van en tu contra, disminuye tu autoestima y crees que tu valía depende de tu cuerpo y de tu peso, no te atreves a hacer cosas por miedo a que si te equivocas se dé una visión negativa de tu cuerpo y de tu persona.

La insatisfacción con tu imagen corporal a menudo lleva a las personas a:

Evitar situaciones sociales.

Ocultar su cuerpo en ropas y posturas que escondan esa parte del cuerpo que no les gusta.

A hacer comparaciones continuamente con la apariencia física de otras personas.

A pedir continuamente opiniones respecto de su cuerpo.

A evitar mirarse en el espejo o a mirarse continuamente.

A hacer dietas estrictas y sin supervisión médica.

Y a adoptar hábitos no saludables para intentar modificar su aspecto físico.

Pero recuerda, por mucho que manipules tu cuerpo, si no cambias la forma de pensar y sentir sobre él, y lo aceptas, nunca serás capaz de estar satisfechx con tu imagen corporal.

Tu cuerpo no te define. “una imagen NO SIEMPRE vale más que mil palabras”

Las conductas continuas de mirarse en el espejo, comprobar partes concretas de tu cuerpo, pesarte continuamente incrementan tu ansiedad y frustración. Al final estas recibiendo la respuesta que tú no deseas, por lo que es importante que te apoyes en aquellas personas de tu confianza, en tu familia y en tu entorno, ellos pueden darte feedback pero debes de creer en lo que ellos te dicen, sin cuestionarlo. Se que en ocasiones es muy difícil, puedes llegar a pensar que te mienten o exageran y que no están siendo honestos contigo, pero debes de pensar en cuando no lo han sido. Podéis hacer un pacto en el que todos seréis sinceros durante el proceso, para que no se creen desconfianzas que incrementen tu ansiedad y te hagan entrar en el modo del trastorno alimenticio.

Debes de valorar que es lo que quieres, y valorarte a ti, darte un respiro y creo que estamos de acuerdo en que lo que quieres es salir del trastorno alimenticio que sea que estas pasando, por tanto, céntrate en salir de él, en desobedecerle, en no hacer nada de lo que te manda.

Abandonar los rituales a los que te enfrentas día a día es un gran paso, y digo enfrentas porque ya no es algo que hagas porque quieras hacer, sino que es una tarea muy costosa. Es necesario que empieces a no cumplir con todas las rutinas que te has autoimpuesto, es mucho tiempo invertido y de sacrificio, no disfrutas haciéndolo y no te deja avanzar, además de empeorar tu calidad de vida. Busca ayuda para poder romper con ellos, para empezar a desatenderlos, y ROMPE LA CADENA. Empezar con unos de tus rituales te lleva a que tengas que hacer el siguiente, deja de hacer uno de ellos y ve rompiendo y desafiando el circulo vicioso que los une. Puede resultar difícil, pero funciona, no hacer uno de ellos te llevara a no hacer el resto.

Te has parado a pensar en todo lo que has llegado a hacer y que no funciona, sintiéndote cada vez peor. Quizá es el momento de hacer algo distinto. Si lo que estás haciendo hasta ahora no te funciona, porque sigues haciéndolo. Te propongo que hagas todo lo contrario a lo que has estado haciendo hasta ahora. Coge las riendas y empieza a mandar tú y solo tú.


¡¡Si necesitas ayuda pídela!! Te animo a que dejes un comentario y que escribas lo que te inquieta, lo que te crea malestar, lo que te ha ayudado y lo que no, todo lo que creas que puede ayudar a otras personas que están pasando por tu situación. También puedes consultarme cualquier duda que tengas o tengáis o podéis solicitar una cita rellenando el formulario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.