Trastornos de la Conducta Alimentaria en hombres

Trastornos de la Conducta Alimentaria en hombres

Los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) son más frecuentes en mujeres que en hombres, pero no debemos olvidarnos de esta parte de la población que también sufre esta enfermedad. El TCA ha sido ignorado y pasado inadvertido entre los hombres a lo largo de la historia, aunque los síntomas y signos que presentan sean los mismos que las mujeres. 

Los trastornos de la conducta alimentaria afectan a cualquier persona, no importa el género, la edad, el peso, ni la figura corporal. Uno de los motivos por los que las encuestas a pacientes con TCA sean en mayor cantidad mujeres y menor en hombres, puede ser la insuficiente detección de casos.  

En los últimos años, han crecido las investigaciones sobre las variables que influyen en los hombres para padecer TCA. Mientras que las mujeres suelen padecer anorexia o bulimia, los hombres sufren más frecuentemente la vigorexia. Las personas que sufren la vigorexia padecen un trastorno mental en el que se obsesionan con su estado físico, tienen una visión distorsionada de ellos mismos, se ven débiles mientras que aspiran a un físico perfecto, fuerte y musculoso. 

Los casos de TCA en hombres se producen por las mismas causas que los que afectan a las mujeres, analizando factores internos y externos los principales desencadenantes de estos trastornos alimenticios son la baja autoestima, la necesidad de adaptación, la presión social por tener un cuerpo perfecto, las presiones emocionales y familiares. Estas causas son comunes en ambos sexos, tanto en el femenino como en el masculino, por lo tanto, los trastornos de conductas alimentarias no es una enfermedad solo de mujeres. 

Frecuentemente, los TCA se producen durante la adolescencia, aunque hay casos de anorexia masculina en hombre de 60 años y en niños. Lo más peligroso para los hombres y la recuperación de esta enfermedad es la dificultad para diagnosticarla. Por norma general, los hombres por miedo o vergüenza a menudo son más reacios a buscar ayuda para ser tratados, además las familias no pueden ayudar a buscar una solución, porque es difícil percibir los síntomas, cuando es evidente que un hombre puede estar pasando por un TCA, esta puede haber progresado a una etapa avanzada dificultando el proceso de superación de la patología. 

Por esta razón, los hombres suelen vivir el trastorno de conducta alimentaria en soledad y ocultándolo, como un secreto, llegando incluso, a no ser conscientes de padecer la enfermedad, con las consecuencias psicológicas y físicas que esto genera.  

Los TCA más frecuentes en hombres

Los trastornos de conducta alimentaria más frecuentes en hombres son los que se encuentran en la “epidemia oculta”. Estos suelen presentar menos complicaciones y  evidencias físicas.

  • Vigorexia. La vigorexia o dismorfia corporal es un trastorno mental en el que la persona se muestra obsesiva por el aspecto físico, afectando a su conducta alimentaria y a sus hábitos de vida. La sufren mayoritariamente hombres, estos se ven a sí mismos de complexión pequeña a pesar de ser grandes y musculosos. Este trastorno conduce a la depresión, abandono de las relaciones sociales, el abuso de esteroides y puede llegar incluso al suicidio.
  • Trastorno por atracón. El trastorno por atracón se caracteriza por ingestas de grandes cantidades de comida. Se puede llegar a ingerir hasta 15.000 calorías de una vez. Normalmente, los alimentos que se consumen son altos en grasa y se ingiere en un periodo corto en el tiempo, generando problemas en el sistema digestivo y endocrino. La mayoría de hombres que sufren este trastorno tienen sobrepeso y son sedentarios, se caracterizan por cuadros de depresión, baja asertividad y poca autoestima. 
  • Bulimia nerviosa. La bulimia es un trastorno de alimentación y un problema de salud mental, esta se manifiesta cuando se come grandes cantidades de alimentos de forma compulsiva y después se provocan vómitos, ingieren laxantes o se hace ejercicio físico en exceso, para intentar contrarrestar la ingente cantidad de alimentos consumidos.

Es muy importante educar acerca de los trastornos de la conducta alimentaria en hombres para acabar con el mito de que los TCA son enfermedades asociadas únicamente a las mujeres. La sociedad se está concienciando, pero hasta que no se diagnostique de forma más eficaz y los hombres no se sientan avergonzados por pedir ayuda, queda un largo camino que recorrer. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.