9 Claves para que la recuperación de los TCA funcione

9 Claves para que la recuperación de los TCA funcione

Para la gran mayoría de las personas que sufren un Trastorno de la Conducta Alimentaria (TCA) es muy difícil tomar la decisión de contarle a otra persona lo que les está sucediendo y pedir ayuda, a veces por vergüenza, o porque pueden pensar que no la merecen, o porque piensen que nadie podrá ayudarles o sencillamente porque no están realmente preparados para recibir esa ayuda.

Cuando hablamos de menores, normalmente son los padres o personas más cercanas las que dan la voz de alarma al observar cambios en el humor y la aparición de comportamientos relacionados con saltarse comidas, hacer dietas o comer demasiado sano, exceso de deporte, cambios de peso, que desaparezca comida en casa, e incluso que la mascota este cogiendo peso. Seguramente a algunos eso ultimo pueda parecerles curioso, y de hecho lo es, pero es tan real como todo lo demás, lo que ellos no se comen se lo come la mascota.

Como iba diciendo, la gran mayoría de las veces la voz de alarma y la búsqueda de ayuda no la da la persona que está sufriendo esta enfermedad y la decisión de poner medios para solucionarlo, tampoco. Pero de que sirve poner medios a algo si no se está dispuesto a remediarlo. Por ejemplo, ¿de qué te serviría tener el mejor coche del mundo si no tienes carnet para conducirlo? Para que una persona pueda recuperarse de algo tiene que querer recuperarse, si no los tratamientos y toda la ayuda que se le dé no servirá de mucho.

Durante la recuperación de un TCA son numerosos los miedos que aparecen, miedo a coger peso, miedo a comer ciertos alimentos, miedo a defraudar a los que les ayudan, en general miedo a todo.  El miedo a defraudar a los demás, a la familia y normalmente a los progenitores, para mi es uno de los más peligrosos, porque al intentar no defraudarles se engañan a sí mismos y a los demás. Cuando se inicia el proceso terapéutico no voluntario, y con esto me refiero a que no lo han pedido ellos si no que no les ha quedado más remedio que iniciarlo, las cosas no es que mejoren. Esto no quiere decir que no haya que poner remedio. Sin embargo, lo que me parece paradójico en estos casos, es que se dé por hecho que todo se pasa y se soluciona con comer y comer bien. Pero se han parado a pensar que seguramente esa persona en los últimos meses o años no se ha estado alimentando, ha evitado numerosos alimentos por lo que le pudieran suponer y el miedo que ha generado hacia ellos.

Entonces, ¿que sería comer bien en estos casos? y ¿qué se le puede pedir a una persona que inicia su recuperación? Para que os hagáis una idea os propongo que os imagináis que os rompéis un pie. Y bien, al día siguiente de la operación o en la primera sesión de recuperación os dijeran que tenéis que correr. Seguramente ya sabéis que ni os lo van a pedir ni lo vais a poder hacer. ¿Entonces, porque en la recuperación de un TCA se espera que esa persona empiece a comer de todo y en cantidad desde que se da el primer paso para la recuperación? Normalmente esto ocurre porque es una de las primeras indicaciones que se dan, como si realmente el problema fuera sólo con comer o no y se suma el deseo de poder comer con el no querer defraudar a los demás. ¿Os podéis imaginar lo que puede suponer hacer esto de un día para otro para esa persona? Considero que este es uno de los problemas para que la recuperación funcione. Por eso, además de ir recuperando la ALIMENTACIÓN BÁSICA PARA SOBREVIVIR, TAMBIÉN deberían tenerse en cuenta algunos ASPECTOS desde el primer momento PARA que la recuperación funcione y así poder VIVIR. Por ejemplo, se debería tener en cuenta que:

1. Debe QUERER RECUPERARSE.

2. Hay que respetar sus tiempos.

3. Informar y explicar los procesos por los que va a pasar y nuevamente respetar los tiempos para que lo asimile.

4. Conocer que NO ES un proceso FÁCIL en el que encontrará muchos baches en el camino y donde tropezará, pero ¡¡¡NO CAERÁ!!!, es APRENDIZAJE.

5. Debe conocer la PROFUNDIDAD de los BACHES, para saber a lo que se enfrenta. Conforme avance en la recuperación los baches cada vez serán MENOS PROFUNDOS y llegara un momento en que SERÁ CAPAZ de pasar sobre ellos SIN QUE SU MUNDO SE TAMBALEE.

6. Los BACHES no son una recaída ni una marcha atrás, son solo PARTE DEL PROCESO, nada de lo que deba avergonzarse ni ocultar por miedo a defraudar. ¡¡¡APRENDERÁ A PASARLOS!!!

7. HABLAR DE LOS MIEDOS que surgen, por muy descabellados que parezcan. NO TE JUZGUES, ni pienses que los demás van a hacerlo. NO TE LOS GUARDES porque creas que van a pensar que estás más grave de lo que pensaban ¡¡¡Tienes un TCA!!!

8. Cuando inicies la RECUPERACIÓN tendrás sentimientos contradictorios sobre si realmente quieres recuperarte, puedes pensar que no es para ti, pero SI ES PARA TI, ¡¡¡PARA VIVIR!!!

9. Es probable que el miedo a los cambios y en concreto al cambio físico en la dirección contraria a tus deseos generen las ganas de hacer TRAMPAS. ¡¡¡NO LO HAGAS!!!

Debes saber, que la recuperación te parecerá imposible, pero cuando mires atrás, lo que creerás imposible es repetir todo lo que habías estado haciendo durante el TCA.

Recuperarte es posible, aunque aún no lo creas. Me gusta la frase de Albert Einstein

“Lo hice porque no sabía que fuera imposible”

Seguramente me haya dejado alguna recomendación para que el inicio de la recuperación funcione, anímate y dime que añadirías en la lista. Que te sirvió a ti, ayudaras a otras personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.